20 may. 2013

El ojo de la ballena




El ojo de la ballena todo lo ve.
Te vio esta mañana partir apurado, dejando un beso húmedo sobre la mejilla de ella.
Te vio batallando contra la tristeza, inventando historias tiernas.

El ojo de la ballena vio cómo caíste de lo más alto, tus hematomas morados, y tus secretos guardados.
Te vio en Tailandia desnudo con ella, gesticulando planes y comiendo meriendas.
Vio cuando se rompieron tus huesos de cachorro grande, tus dolores físicos y espirituales, vio como la negativa te daban donde fuera que te dirigías.

El ojo de la ballena vio como con desgano te diste cuenta de que las curvas de ella eran reales, y que el olor a canela y a mar de la piel de la otra eran lo que eran; mujer de rasgos infinitos que no te quiso, ni quisiera.

El ojo de la ballena te ve ahora dudando sobre tus próximos pasos, contemplando a tu doncella, que sin pensarlo todos los días te espera.