3 dic. 2010

moral (des)


¡Carajo! ¡Cien veces carajo! -Digo yo, lo dicen mis tripas y mi maltrecho esternón- veo pues que he "habilitado" por primera vez en mi vida (creo) en todas las materias a las que me he inscrito... ¿Pero qué es habilitar? Habilitar, amigos míos, es llegar a tener cierta cantidad de puntaje para poder 'acceder' al tan añorado examen final de X o Z materia que uno tome en la universidad, o templo del saber. Fucking saber -diría él- y bien, estoy habilitada ¡y no estoy borracha! Habilité en dos materias muy temidas; mas tampoco estoy orgullosa... Es que... ¿Con qué criterio podemos ser 'habilitados e inhabilitados'? ¡Me canso! ¡Qué clase de ruleta rusa es esta! Se supone que la universidad no debería ser así... La universidasd amigos míos, debería ser para vivir primeras experiencias tales como: tu primer porro, tu primera vez (sexual), tu primera línea de coca (ups), tu primer ensayo valedero, tu primera borrachera épica, tu primer enamoramiento ('till the bone) tu primer encuentro contigo mismo a nivel introspectivo y demás... Estoy habilitada: ¡y qué! ¿Me abrazo? ¿Me felicito? Mierda, en la universidad nos sacan la mierda sólo para que seamos luego subordinados de un gordo que huele a perfume y sudor... No podemos volar, porque no nos dan las alas que prometen, ni podemos ser millonarios, porque nadie ambiciona ser millonario... ¿(O si)? La cuestión es que la universidad -coterráneos míos- es el nuevo chiste del Ingeniero del Universo alias: Dios; pero en el fondo, es sólo un chiste bien estrategiado para meternos dentro del puto sistema y para que luego ya no podamos salir y cometamos el error de hacer de este chiste un círculo vicioso, enviando a nuestros vástagos a la 'universidad'.

Vamos pues, a la universidad.