12 nov. 2015

Un año y más!


Qué terrible la ausencia mía... No sé ni por dónde comenzar, pido disculpas a mis cuatro lectores (que ahora quizás son dos, o quizás cero) pero es que no sé qué ha pasado!! Las tecnologías, sí!, eso de tener un kinddle, una tablet, un celular..., han hecho que utilice la computadora muy de vez en cuando, y que deje mi blog en el olvido, como así también me he olvidado del olor a las páginas de los libros, por andar leyendo en mi kinddle o tablet y yo que siempre dije que no me iba a dejar cosumir por las tecnologías!!, soy la primera en meter mi cara a mi celular cuando voy en el tren o en el bus, interactuando lo menos posible con todos, pero qué mal Camélida, qué mal!!! 
Y han pasado tantas cosas!!! Tantas, pero tantas!! He estado sin tiempo, y cuando he tenido tiempo, he hecho de todos menos escribir.
Las ideas se han ido acumulando en mi cerebro de mandril, algunas también en hojas de papel que por algún lado andan, y han habido narraciones fantásticas que no he transcrito y que he dejado pasar, por no estar pendiente de mi blog. Pero volveré!!! Lo juro!

Ahora, -sin embargo- debo comenzar a cocinar, pues esta noche tenemos visitas. La ex de mi esposo. Si, la ex de mi esposo (la Camélida se ha casado con su pingüino favorito volador, fantástico y retraído), pero ese es otro cuento. La ex viene a vernos y voy a preparar unas pechugas de pollo con queso parmesano, crema de leche y tocino que me hacen babear tan solo pensar en ellas.

Volveré, sólo quería saludarlos y decirles que volveré.

La Camélida Cocinera.