22 may. 2014

Descoranización



Con el corazón en la mano me has agarrado, esta vez no hay peor castigo.

Con el corazón y la sangre que gotea hasta mi codo, tibia por donde la sientas, el corazón en la mano palpita y susurra su peor desgarro.

Estoy sola, sola yo y mi alma y este anho me toca crecer. A patadas, con el corazón en la mano, que palpita y grita "no quiero".

Con mi corazón que reniega por su presente: triste, inconforme, dividiendose en pedazos, membranas por acá, sangre y pedazos de tripas ventriculosas por allá, y yo parada en una cumbre voráz mirando cómo se desangra, cómo todo se nubla ante la presencia de él, que me aguantara por anhos y ahora se va, se va con sus amores a pastar, a lugares mucho más cálidos que acá.
Y yo sigo con mi corazón en la mano, sin saber qué hacer o qué pensar, caminando como sonámbula en esta inmensa ciudad, desesperada porque sola me sentí, pero nunca como ahora, rogando que el verano se encargue de este órgano que se desangra con la sola idea de estar sin ti, sin ti y sin tus amores, sin la más chiquita de mis extensiones a mi lado, con esos ojazos azules que me contienen, que me cuidan, que me entierran entre besos, suspiros y te amos inocentes, 'te amos' tan sinceros que duelen.

Con el corazón en la mano me despido de ti, desde lejos para que duela menos, eres prolongación de mi alma y por ende de este corazón que no sabe dónde pertenece, donde duerme y se arrulla hoy, en esta noche de luna villana que sonríe y mira mi corazón en la mano, sabiendo que por ahora te tengo, pero que en algunos meses te me vas, caminando entre algas primero, luego arena tibia, para llegar a donde debes y ser lo que eres: la increíble persona que hoy mira cómo mi corazón se desangra, en toda la forma de mi brazo, llegando a sentir las palpitaciones infinitas de que todavía vive y siente, pero que sin ti se parte, como mil veces antes, y mientras la lección aprendida entra por los recovecos, más duelen las heridas y mi corazón impaciente está hoy de duelo, porque te vas, te me vás, tu te me vas y más perdida no me podrías dejar...