13 dic. 2012

La noticia de Santiago



13.09.2007

Ayer a horas 3:35 de la tarde, fueron legalmente levantados los cadávers de dos mujeres que fueran reportadas desaparecidas hace más de seis meses en la localidad de Borai de los Santos, a 55 kilómetros de la ciudad de Santa Cruz de la Sierra.
Las víctimas, aún sin identificar habrían permanecido por un periodo de varios meses congeladas en un freezer industrial perteneciente a la familia Benoldi, en la avenida Arauco Sanchez, donde dicha familia posee un inmueble.
En fuentes aún no confirmadas, las dos víctimas serían ex novias del hijo menor de la familia.
La razón de muerte es todavía un misterio, toda vez que aún no se practica una autopsia en las víctimas.


15.09.2007

Ayer durante el día, se tomaron las declaraciones de la familia y del supuesto asesino (S.Benoldi) sobre las dos mujeres  halladas congeladas en la localidad de Borai de los Santos, dentro de un freezer en casa de la familia Benoldi ubicada en la avenida Arauco Sanchez.
Las víctimas, identificadas como Irina Mass (21) y Cecilia Justiniano (19) serían las jóvenes reportadas como extraviadas hace seis y cuatro meses respectivamente en la ciudad de Santa Cruz, ambas estudiantes universitarias.
La muerte en ambos casos sería por estrangulamiento, provocado por sogas que fueron recuperadas junto con las occisas.
En declaraciones extra oficiales, el móvil de los asesinatos habría sido pasional, y no se descarta que fueran perpetrados por más de una persona, en este caso, el hermano del supuesto asesino, R.Benoldi.


17.09.2007

Santiago Benoldi es el asesino y violador confeso de las dos jóvenes encontradas en días pasados dentro de un congelador industrial en la casa de la familia Benoldi, ubicada en la avenida Arauco Sanchez.
Las jóvenes, Irina Mass de 21 años de edad y Cecilia Justiniano de 20, fueron las víctimas de Santiago Benoldi o "El Frío" como le ha adjudicado la prensa amarillista.
La muerte de ambas víctimas fue confirmada por estrangulamiento. La primera víctima, Irina Mass presentaba golpes y hematomas que se preservaron gracias al frío, mientras que la segunda víctima, Cecilia Justiniano sólo presentase hematomas en la región superior del cuello. Ambas víctimas fueron asesinadas y violadas luego de muertas (necrofilia) por Santiago Benoldi de 21 años de edad. El joven permanece recluido en el penal de máxima seguridad de Palmasola en la ciudad de Santa Cruz.
El móvil de los asesinatos sería por causas pasionales, puesto que el perpetrador confirmara que ambas mujeres eran sus novias. En una investigación más profunda sobre el hallazgo de ambos cuerpos, la Policía contaría con más evidencia para formalizar el caso contra Benoldi, quien actuara sólo, como dijo, sin la ayuda de su hermano como se suponía antes.


20.09.2007

Irina y Cecilia las dos víctimas del asesino Santiago Benoldi, fueron cremadas y enterradas la tarde de ayer en el cementerio jardín Monte Sacro de la ciudad de Santa Cruz.
Ambos sepelios fueron seguidos conjuntamente por las familias de las dolientes, compañeros de universidad, amigos y un sin fin de simpatizantes de ambas víctimas que fueran encontradas hace una semana en el freezer industrial de la casa de los padres de Santiago.
Los padres de las víctimas hablaron con la prensa y dijeron que "no descansarán" hasta que Santiago Benoldi "se pudra tras las rejas". El tema es álgido, puesto que se habla de una pena máxima de 30 años, ya que en Bolivia las penas no son acumulables y no existe la Pena de Muerte.


25.09.2007

Santiago Benoldi se declara culpable de los asesinatos de Irina Mass y Cecilia Justiniano.
El día de ayer el imputado aceptó su culpabilidad en el supuesto homicidio de Irina Mass y el asesinato de Cecilia Justiniano informó el abogado de este, Dr.Pedro Ballesteros. el abogado alegó que su cliente "necesita con urgencia ser evaluado psiquiátricamente", puesto que el mismo asegura haber reaccionado de esa manera porque unas "voces lo obligaron a hacerlo".
Por otro lado, las familias de las jóvenes víctimas, junto con sus abogados, han decidido permanecer en silencio hasta la próxima audiencia pública, a realizarse el próximo 1ero de octubre del año en curso.


02.10.2008

La Ley fue clara y estricta cuando se decidió que Santiago Benoldi, el asesino de Irina Mass y Cecilia Justiniano cumplirá con 28 años de cárcel en el penal de máxima seguridad de Chanchocoro en la ciudad de La Paz.
Benoldi de 22 años de edad, fue arrestado hace 13 meses en la localidad de Borai de los Santos (Santa Cruz de la Sierra) por el doble asesinato de las mujeres mencionadas. Durante un año estuvo encerrado en Palmasola esperando juicio, el cual se realizó ayer por la mañana donde se decidió trasladar al criminal al penal de Chanchocoro en los próximos días donde cumplirá con su condena de 28 años. Esta es una de las sentencias más altas que se ha dictado en los últimos años en el sistema judicial boliviano.





4 dic. 2012

La Confesión de Santiago




-Padre, Padre, he pecado.
-En el nombre de Dios y del Espíritu Santo. Cuéntame tus pecados hijo mío.
-Padre he mentido.
-¿A quién le has mentido?
-A mis padres, a mi hermano, a mis superiores Padre.
-¿Cuáles han sido las mentiras?
-Muchas Padre. No he hecho lo que debía, los he engañado a todos.
-¿Cómo?
-He utilizado el dinero de mis padres en cosas para mí y mi disfrute.
-Placeres mundanos hijo mío, ¿en qué habéis malgastado el dinero?
-Los he engañado Padre. He comprado sexo y drogas. He dejado la universidad y los he engañado a todos y ahora no sé cómo redimirme. El Demonio de la droga me persigue Padre.
-¿Porqué habéis hecho eso?
-Porque soy débil Padre, soy muy débil y vulnerable Padre y eso no es todo.
-¿Qué más habéis hecho? 
-Una novia mía ha abortado Padre, un hijo mío, o eso decía.
-¿Era el hijo tuyo o no?
-Si, Padre.
-¿El pecado no es tuyo, sino de ella lo ha abortado sola, fue decisión de ella?
-No Padre, fue de ambos, incluso creo que más mía que de ella.
-Explícate.
-No pensaba que fuera mi hijo porque se acostaba con todos. Eso no es justo Padre, que se acueste con todos.
-¿Y tú te acostabas con otras mujeres aparte de ella?
-Sí Padre, pero es diferente porque soy hombre y porque yo no quería nada serio con ella.
-¿Y porqué es diferente porque seas hombre? Tú habéis pecado igual que ella, al cometer el pecado de la lujuria, la gula y el asesinato.
-Pero yo no hice el procedimiento Padre, ella abortó con mi ayuda y la de unas medicinas, pero yo no hice nada Padre.
-Ambos tienen la misma culpa hijo mío.
-Hay más Padre.
-Continúa.
-Que después del aborto, a muerto.
-¿Quién a muerto?
-Mi novia.
-Jesús... ¿Y cómo?
-Se le han salido las tripas por la vagina padre, pero yo no lo he hecho, había mucha sangre y se ha muerto
-¿Y qué habéis hecho? 
-La he escondido Padre, la he congelado.
-¿Qué?, ¿cómo?
-En casa, en un congelador, la he metido allí y he limpiado todo.
-¿Hace cuánto ha pasado esto?
-Hace doce días Padre.
-¿Y no se lo has contado a nadie?
-No, sólo a usted porque ya no puedo más... ¿Me perdona Padre?
-¿Qué más has hecho?
-He mentido a mis padres y hermano. He robado y he utilizado drogas.
-¿Qué más? 
-La he violado.
-¿A quién?
-A mi novia, a la muerta.
-¿Fue el aborto, fruto de la violación?
-No.
-¿Cuándo la violaste?
-Hace doce días Padre, luego hace once y de nuevo hace diez.
-¡¿Has profanado un cuerpo sin vida?!
-Por eso he venido a confesarme Padre.
-¿Alguien más sabe de esto?
-Ya le dije que no, Padre. ¿Puede absolverme?
-¿En qué más has pecado?
-La he ayudado en su muerte
-¿A tu novia?, ¿y cómo?
-Se le iba la vida por abajo, entonces la he ahogado con una almohada, pero Padre, le juro que eso lo hice pensando en el sufrimiento de la pobrecita.
-¿No había posibilidad de salvarla, de llamar una ambulancia?
-No.
-¿Porqué?
-Porque habían muchas drogas y creerían que yo lo hice sólo y me llevaría a la cárcel y no quiero ir allí, por eso he venido a buscar el perdón de Dios. ¿Puede absolverme Padre?
-Es muy grave lo que has hecho hijo mío... ¿Hay algo más?
-Cosas pequeñas
-¿Como cuáles?
-He probado la sangre
-¿Qué sangre?
-La sangre de ella y la del feto, la he probado porque me llamaba.
-¿Habéis bebido la sangre de tu víctima?
-No fue mi víctima realmente Padre, pues ella iba a morir igual porque estaba destripada.
-Necesito un momento.
-Y yo necesito su absolución Padre.
-¿Qué más has hecho?
-He comido de su carne.
-¿Cuánto?
-Sólo un pedazo pequeño, no me ha gustado. Absuélvame Padre, por favor.
-¿Qué más has hecho?
-Nada más Padre.
-¿Es esta la primera vez que te confiesas?
-Sí Padre.
-Entonces debes de tener muchos pecados en tu espalda.
-Si, pero ahora le he contado los más graves, los que no me dejan en paz. Si tengo su absolución estaré bien.
-¿Eres Católico?
-No lo sé. Me bautizaron, he hice la Primera Comunión, supongo que sí lo soy.
-Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor es contigo... ¿Cómo te llamas?
-Santiago, Padre.
-Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también perdonó a vosotros en Cristo, Efesios 4:32
-Entonces, me absuelve Padre?
-Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia; soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros. Colosenses 3:12-13
-¿Padre?
-Debes tener fe, pues el Demonio ronda tras tuyo hijo mío.
-¿Qué debo hacer?
-Orar por tu alma y tus pecados, orar por meses si es necesario para obtener la gratitud del Padre.
-¿Y cómo lo hago?
-Comienza y termina tus días con veinte Padre Nuestros y veinte Ave Marías. Durante el día concéntrate en 'Veni Creator', mientras que con un Rosario rezas y pides por tu alma y el amor infinito de Dios te ha de inundar. Reza también, el 'Ven Espíritu Santo', con el 'Miserere' durante las primeras horas de la mañana, por lo menos cincuenta veces cada uno.
-¿Así obtendré el perdón de Dios, Padre?
-Sí. Pero hay una cosa más. Una muy importante.
-¿Cuál, Padre?
-Debes darle Santa sepultura al cuerpo de la mujer y el feto. Debes aceptar tus pecados y hacerte responsable de los mismos, debes avisar a las autoridades sobre aquello que habéis cometido.
-Pero tengo miedo, Padre.
-El miedo será sólo pasajero, Si realmente quieres obtener la redención, debes hacerlo, y así serás libre.
-Es que no estoy listo, Padre.
-Tómate tu tiempo, cuándo estés lleno del poder de Dios, hazlo.
-¡Gracias Padre!
-Pero Santiago, hijo mío, debes hacerlo, sino tu confesión no habrá valido la pena, y tu alma por siempre arderá en el Infierno.
-Lo haré Padre, le agradezco... ¿Puedo donar algún dinero a la Iglesia? Me siento muy feliz por haber sacado esto de mi alma.
-Puedes, mas no es necesario.
-Aquí tengo algo de dinero, mío, no de mis padres, se lo dejo a usted, acá en la mesita de confesión.
-Esta bien hijo, ve en paz, pero ya sabes lo que tienes que hacer, cuando estés listo.
-Sí Padre, muchas, muchas gracias.
-En el nombre del Padre del Hijo y del Espíritu Santo yo te absuelvo de tus pecados hijos mío.
-Amén Padre.
-Amén Hijo.