13 dic. 2012

La noticia de Santiago



13.09.2007

Ayer a horas 3:35 de la tarde, fueron legalmente levantados los cadávers de dos mujeres que fueran reportadas desaparecidas hace más de seis meses en la localidad de Borai de los Santos, a 55 kilómetros de la ciudad de Santa Cruz de la Sierra.
Las víctimas, aún sin identificar habrían permanecido por un periodo de varios meses congeladas en un freezer industrial perteneciente a la familia Benoldi, en la avenida Arauco Sanchez, donde dicha familia posee un inmueble.
En fuentes aún no confirmadas, las dos víctimas serían ex novias del hijo menor de la familia.
La razón de muerte es todavía un misterio, toda vez que aún no se practica una autopsia en las víctimas.


15.09.2007

Ayer durante el día, se tomaron las declaraciones de la familia y del supuesto asesino (S.Benoldi) sobre las dos mujeres  halladas congeladas en la localidad de Borai de los Santos, dentro de un freezer en casa de la familia Benoldi ubicada en la avenida Arauco Sanchez.
Las víctimas, identificadas como Irina Mass (21) y Cecilia Justiniano (19) serían las jóvenes reportadas como extraviadas hace seis y cuatro meses respectivamente en la ciudad de Santa Cruz, ambas estudiantes universitarias.
La muerte en ambos casos sería por estrangulamiento, provocado por sogas que fueron recuperadas junto con las occisas.
En declaraciones extra oficiales, el móvil de los asesinatos habría sido pasional, y no se descarta que fueran perpetrados por más de una persona, en este caso, el hermano del supuesto asesino, R.Benoldi.


17.09.2007

Santiago Benoldi es el asesino y violador confeso de las dos jóvenes encontradas en días pasados dentro de un congelador industrial en la casa de la familia Benoldi, ubicada en la avenida Arauco Sanchez.
Las jóvenes, Irina Mass de 21 años de edad y Cecilia Justiniano de 20, fueron las víctimas de Santiago Benoldi o "El Frío" como le ha adjudicado la prensa amarillista.
La muerte de ambas víctimas fue confirmada por estrangulamiento. La primera víctima, Irina Mass presentaba golpes y hematomas que se preservaron gracias al frío, mientras que la segunda víctima, Cecilia Justiniano sólo presentase hematomas en la región superior del cuello. Ambas víctimas fueron asesinadas y violadas luego de muertas (necrofilia) por Santiago Benoldi de 21 años de edad. El joven permanece recluido en el penal de máxima seguridad de Palmasola en la ciudad de Santa Cruz.
El móvil de los asesinatos sería por causas pasionales, puesto que el perpetrador confirmara que ambas mujeres eran sus novias. En una investigación más profunda sobre el hallazgo de ambos cuerpos, la Policía contaría con más evidencia para formalizar el caso contra Benoldi, quien actuara sólo, como dijo, sin la ayuda de su hermano como se suponía antes.


20.09.2007

Irina y Cecilia las dos víctimas del asesino Santiago Benoldi, fueron cremadas y enterradas la tarde de ayer en el cementerio jardín Monte Sacro de la ciudad de Santa Cruz.
Ambos sepelios fueron seguidos conjuntamente por las familias de las dolientes, compañeros de universidad, amigos y un sin fin de simpatizantes de ambas víctimas que fueran encontradas hace una semana en el freezer industrial de la casa de los padres de Santiago.
Los padres de las víctimas hablaron con la prensa y dijeron que "no descansarán" hasta que Santiago Benoldi "se pudra tras las rejas". El tema es álgido, puesto que se habla de una pena máxima de 30 años, ya que en Bolivia las penas no son acumulables y no existe la Pena de Muerte.


25.09.2007

Santiago Benoldi se declara culpable de los asesinatos de Irina Mass y Cecilia Justiniano.
El día de ayer el imputado aceptó su culpabilidad en el supuesto homicidio de Irina Mass y el asesinato de Cecilia Justiniano informó el abogado de este, Dr.Pedro Ballesteros. el abogado alegó que su cliente "necesita con urgencia ser evaluado psiquiátricamente", puesto que el mismo asegura haber reaccionado de esa manera porque unas "voces lo obligaron a hacerlo".
Por otro lado, las familias de las jóvenes víctimas, junto con sus abogados, han decidido permanecer en silencio hasta la próxima audiencia pública, a realizarse el próximo 1ero de octubre del año en curso.


02.10.2008

La Ley fue clara y estricta cuando se decidió que Santiago Benoldi, el asesino de Irina Mass y Cecilia Justiniano cumplirá con 28 años de cárcel en el penal de máxima seguridad de Chanchocoro en la ciudad de La Paz.
Benoldi de 22 años de edad, fue arrestado hace 13 meses en la localidad de Borai de los Santos (Santa Cruz de la Sierra) por el doble asesinato de las mujeres mencionadas. Durante un año estuvo encerrado en Palmasola esperando juicio, el cual se realizó ayer por la mañana donde se decidió trasladar al criminal al penal de Chanchocoro en los próximos días donde cumplirá con su condena de 28 años. Esta es una de las sentencias más altas que se ha dictado en los últimos años en el sistema judicial boliviano.





4 dic. 2012

La Confesión de Santiago




-Padre, Padre, he pecado.
-En el nombre de Dios y del Espíritu Santo. Cuéntame tus pecados hijo mío.
-Padre he mentido.
-¿A quién le has mentido?
-A mis padres, a mi hermano, a mis superiores Padre.
-¿Cuáles han sido las mentiras?
-Muchas Padre. No he hecho lo que debía, los he engañado a todos.
-¿Cómo?
-He utilizado el dinero de mis padres en cosas para mí y mi disfrute.
-Placeres mundanos hijo mío, ¿en qué habéis malgastado el dinero?
-Los he engañado Padre. He comprado sexo y drogas. He dejado la universidad y los he engañado a todos y ahora no sé cómo redimirme. El Demonio de la droga me persigue Padre.
-¿Porqué habéis hecho eso?
-Porque soy débil Padre, soy muy débil y vulnerable Padre y eso no es todo.
-¿Qué más habéis hecho? 
-Una novia mía ha abortado Padre, un hijo mío, o eso decía.
-¿Era el hijo tuyo o no?
-Si, Padre.
-¿El pecado no es tuyo, sino de ella lo ha abortado sola, fue decisión de ella?
-No Padre, fue de ambos, incluso creo que más mía que de ella.
-Explícate.
-No pensaba que fuera mi hijo porque se acostaba con todos. Eso no es justo Padre, que se acueste con todos.
-¿Y tú te acostabas con otras mujeres aparte de ella?
-Sí Padre, pero es diferente porque soy hombre y porque yo no quería nada serio con ella.
-¿Y porqué es diferente porque seas hombre? Tú habéis pecado igual que ella, al cometer el pecado de la lujuria, la gula y el asesinato.
-Pero yo no hice el procedimiento Padre, ella abortó con mi ayuda y la de unas medicinas, pero yo no hice nada Padre.
-Ambos tienen la misma culpa hijo mío.
-Hay más Padre.
-Continúa.
-Que después del aborto, a muerto.
-¿Quién a muerto?
-Mi novia.
-Jesús... ¿Y cómo?
-Se le han salido las tripas por la vagina padre, pero yo no lo he hecho, había mucha sangre y se ha muerto
-¿Y qué habéis hecho? 
-La he escondido Padre, la he congelado.
-¿Qué?, ¿cómo?
-En casa, en un congelador, la he metido allí y he limpiado todo.
-¿Hace cuánto ha pasado esto?
-Hace doce días Padre.
-¿Y no se lo has contado a nadie?
-No, sólo a usted porque ya no puedo más... ¿Me perdona Padre?
-¿Qué más has hecho?
-He mentido a mis padres y hermano. He robado y he utilizado drogas.
-¿Qué más? 
-La he violado.
-¿A quién?
-A mi novia, a la muerta.
-¿Fue el aborto, fruto de la violación?
-No.
-¿Cuándo la violaste?
-Hace doce días Padre, luego hace once y de nuevo hace diez.
-¡¿Has profanado un cuerpo sin vida?!
-Por eso he venido a confesarme Padre.
-¿Alguien más sabe de esto?
-Ya le dije que no, Padre. ¿Puede absolverme?
-¿En qué más has pecado?
-La he ayudado en su muerte
-¿A tu novia?, ¿y cómo?
-Se le iba la vida por abajo, entonces la he ahogado con una almohada, pero Padre, le juro que eso lo hice pensando en el sufrimiento de la pobrecita.
-¿No había posibilidad de salvarla, de llamar una ambulancia?
-No.
-¿Porqué?
-Porque habían muchas drogas y creerían que yo lo hice sólo y me llevaría a la cárcel y no quiero ir allí, por eso he venido a buscar el perdón de Dios. ¿Puede absolverme Padre?
-Es muy grave lo que has hecho hijo mío... ¿Hay algo más?
-Cosas pequeñas
-¿Como cuáles?
-He probado la sangre
-¿Qué sangre?
-La sangre de ella y la del feto, la he probado porque me llamaba.
-¿Habéis bebido la sangre de tu víctima?
-No fue mi víctima realmente Padre, pues ella iba a morir igual porque estaba destripada.
-Necesito un momento.
-Y yo necesito su absolución Padre.
-¿Qué más has hecho?
-He comido de su carne.
-¿Cuánto?
-Sólo un pedazo pequeño, no me ha gustado. Absuélvame Padre, por favor.
-¿Qué más has hecho?
-Nada más Padre.
-¿Es esta la primera vez que te confiesas?
-Sí Padre.
-Entonces debes de tener muchos pecados en tu espalda.
-Si, pero ahora le he contado los más graves, los que no me dejan en paz. Si tengo su absolución estaré bien.
-¿Eres Católico?
-No lo sé. Me bautizaron, he hice la Primera Comunión, supongo que sí lo soy.
-Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor es contigo... ¿Cómo te llamas?
-Santiago, Padre.
-Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también perdonó a vosotros en Cristo, Efesios 4:32
-Entonces, me absuelve Padre?
-Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia; soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros. Colosenses 3:12-13
-¿Padre?
-Debes tener fe, pues el Demonio ronda tras tuyo hijo mío.
-¿Qué debo hacer?
-Orar por tu alma y tus pecados, orar por meses si es necesario para obtener la gratitud del Padre.
-¿Y cómo lo hago?
-Comienza y termina tus días con veinte Padre Nuestros y veinte Ave Marías. Durante el día concéntrate en 'Veni Creator', mientras que con un Rosario rezas y pides por tu alma y el amor infinito de Dios te ha de inundar. Reza también, el 'Ven Espíritu Santo', con el 'Miserere' durante las primeras horas de la mañana, por lo menos cincuenta veces cada uno.
-¿Así obtendré el perdón de Dios, Padre?
-Sí. Pero hay una cosa más. Una muy importante.
-¿Cuál, Padre?
-Debes darle Santa sepultura al cuerpo de la mujer y el feto. Debes aceptar tus pecados y hacerte responsable de los mismos, debes avisar a las autoridades sobre aquello que habéis cometido.
-Pero tengo miedo, Padre.
-El miedo será sólo pasajero, Si realmente quieres obtener la redención, debes hacerlo, y así serás libre.
-Es que no estoy listo, Padre.
-Tómate tu tiempo, cuándo estés lleno del poder de Dios, hazlo.
-¡Gracias Padre!
-Pero Santiago, hijo mío, debes hacerlo, sino tu confesión no habrá valido la pena, y tu alma por siempre arderá en el Infierno.
-Lo haré Padre, le agradezco... ¿Puedo donar algún dinero a la Iglesia? Me siento muy feliz por haber sacado esto de mi alma.
-Puedes, mas no es necesario.
-Aquí tengo algo de dinero, mío, no de mis padres, se lo dejo a usted, acá en la mesita de confesión.
-Esta bien hijo, ve en paz, pero ya sabes lo que tienes que hacer, cuando estés listo.
-Sí Padre, muchas, muchas gracias.
-En el nombre del Padre del Hijo y del Espíritu Santo yo te absuelvo de tus pecados hijos mío.
-Amén Padre.
-Amén Hijo.



26 oct. 2012

Morir al nacer




Quiero morir al nacer, y así evitar la catastrófica noción de tiempo perdido sintiendo la morfina desmayando mi cuerpo...

Quiero morir al nacer, para así evitar todos aquellos argumentos médicos, de esta manera ahorraría tiempo y dinero en emprender mi vocación, en enviar -como una loca- a todos los que quiero una copia de cada canción...

Quiero morir al nacer, porque así evitaría el dolor de ver tus huesos partidos y frágiles, aunque perdería el sabor de tus labios y la aspereza de tu barba, pero al mismo tiempo perdería tus arranques de ira contra mi y contra el viento, y aunque perdería tus abrazos, ganaría el sentimiento de no verte deshecho...

Quiero morir al nacer, porque así me ahorraría todas las dietas y ejercicios para probar que puedo tener ese cuerpo, porque así podría decir que ni si quiera lo intento... Perdería tu sonrisa, pero ganaría tiempo...

Quiero morir al nacer, porque así mi alma estaría entera y los pedazos volverían a su sitio y no existiría alguna guerra...

Quiero morir al nacer, porque así me ahorraría los 120 humillantes pasos que di al altar para descubrir que te habías ido... El vestido, las flores, los anillos y el estigma que merman mi vida, serían ahora, intentos de cuento...

Quiero morir al nacer, porque así no habría gastado mi energía en falsos entendimientos. Así me habría ahorrado el dolor de ver mil cabezas en el suelo rodando, sangrando...

Quiero morir al nacer, porque así no habría sido testigo y partícipe de aquel atentado..., porque así hubiera sido más fácil fingir que era feliz a que ser la que llevara a cabo todo lo enredado...

Quiero morir al nacer, porque así el tiempo en busca de las mejores amigas no habría mermado, y así no hubiera tenido que llevarme espinas durante tantos pasos, y hubiera entendido la base de las amistades y los valores de los noviazgos...

Quiero morir al nacer, porque así a ningún psicólogo habría traumatizado, y de la misma forma mis ojos, no habrían sido partícipes de todos los escándalos y quizás hasta las tortugas no habrían en ese capítulo participado...

Quiero morir al nacer, porque así la Gran Depresión no me habría afectado y quizás así el equipo del padre y el hijo habría ganado, y los vicios habrían cesado...

Quiero morir al nacer, porque así ella no tendría que haber inventado razones lejanas de suenos no tan frustrados y así todos, de muchos problemas se habrían salvado...

Quiero morir al nacer, porque así ni me hubiera enterado; las pinzas, los golpes y la anestesia me habrían acompañado y ahora no tendría que estar redactando, que morir al nacer habría sido el mejor pecado.



14 oct. 2012

Querido Wolfango (ocho)



No sé cómo empezar sin herir tus sentimientos, Wolfango... O mejor la pregunta, ¿tienes sentimientos querido Wolfango?

Hace mucho, mucho que no te escribo y han pasado tantas cosas Wolfango, muchas de ellas, no te las he contado por falta de tiempo, ganas, inspiración... Pero con vos todo bien, porque me pregunto si siquiera si lees mis cartas! Por ahí y no leíste ni la última que ni me acuerdo que dice Wolfango... Pero tienes que saber, que en mi corazón siempre serás el peor psiquiatra de mi historia, y lo sabes.

Cáncer Wolfango. Tiene Cáncer en nivel 3 y tiene 26 años. Es más inteligente que ocho personas juntas, más brillante que cualquier escritor de novelitas y más entregado que yo a la vida, (solo que lo mío es al revés, ya sabes cómo va). Se nos va el muchachito de 26 años en un par de meses, años... Igual, su esperanza de vida -si es que la Quimioterapia funciona- es de 10 a 15 años... Requeteguau, ¿¿no??

¡Eres un hijo de puta madre, asqueroso pedazo de tipo que anda drogándose con vino y cigarrillos morenos! ¡Eres el asco convertido en persona, disfrazado de médico y sanador de locos que -como yo- esperan su turno!
Trato de controlarme Wolfango, pero no puedo, la rabia me quiere domar y no puede.

He llorado
He indagado
He querido el cambio
He rogado

La muerte no me quiere a mí, sino a él. Hablé sobre las negociaciones y dijo que no. Otra vez no. Y vuelvo a comenzar de cero la canción Wolfango. ¿Porqué?, porqué Wolfango, ¿porqué?


2 ago. 2012

Goodbye



Crecer...





Nunca fue tan duro...







18 jul. 2012

Reflexión del celta



Aunque quiero creerte no te creo
Más de una vez has dicho lo mismo y mira ahora es como si fuera tu entierro

Columnas dibujadas en espacios salientes porque no da más -la maquinaria-
Letras en el suelo que no comparan su endogamia
Horas de relato sin sentido que ahora se estancan
Revelaciones solitarias que solo él ahora guarda
La marca CA no sólo se tatuta en tu aura sino también en tu alma
Dices que no sientes pero estás tan alerta que tus dedos se caldan
Lees las notas que te deja la vecina en un intento de respiro fuera del agua
Amaneces -atónita- tiritando de impotencia y de rabia

Por eso es... Aunque quiero creerte no te creo
                                         
                                                                      nada...
                                                                      nadita de nada...





27 jun. 2012

Hecatombe feliz




El otro día mientras estaba parada en el bus yendo a mi casa, vi a un hombre negro entrar al mismo, pasar por mi lado y pararse cerca de mí. Luego, éste se dio la vuelta y saludó a otro hombre negro que estaba sentado cerca. El saludo fue un coloquial “hi” ambos se miraron, movieron la cabeza con aprobación y eso fue todo. Los hombres en cuestión no se conocían, puesto que el sujeto B (el segundo), bajó en la siguiente estación acompañado de su pareja, una mujer blanca latina hablando en cantado español. El sujeto A era africano.

Los negros en el mundo entero tienen un compromiso en el saludo. “Hey, hola, hi, sup”. Siempre está ahí el código de honor: “somos negros, somos minoría racial en este lugar, toca cuidarnos las espaldas”. Quedé prendada de la simplicidad de ese saludo, de la confidencialidad entre ambos por el hecho de ser negros. Quedé sumida en un medio trance de: “negra quiero ser”. Entre los blancos no existe esa intimidad… Somos blancos y estamos solos, "toca ayudarnos, cuidarnos las espaldas" -no-… Qué pena, qué tristeza, que feo. La incompatibilidad del mundo con mi persona (y supongo que cientos más) hoy, 27 de junio, se ha visto forzada al filosofeo de antes, al profundo, donde una termina cansada, agotada de amenazas de llanto, berrinches de chiquita y ganas de mandar todo al diablo.

Al final estamos solos en este viaje…

Al final uno aprende tarde lo que debió aprender temprano…

Al final uno tiene el cerebro por aquí y el corazón de pollo por allá…

Al final mañana Alemania e Italia jugarán sin importar quién gane…

Al final los cientos de perros callejeros asesinados en Ucrania y Polonia para embellecer esta Copa, seguirán no más siendo cadáveres blandos pudriéndose al sol y nadie hará nada para remediarlo…

Al final en los orfanatos para niños especiales en Bulgaria seguirán atando a los niños de pies y manos para mantenerlos quietos -sin importar las secuelas que esto les deje-…

Al final el fin de semana ojearé una revista de chismes emocionada por quién se casó, quién se operó y quién se separó…

Y es que las frivolidades y las tragedias han encontrado en mi psiquis un equilibrio vertiginosamente perfecto; añado lo de vertiginoso, porque no entiendo cómo puedo vivir como vivo en este mundito que se acaba un poquito más.

Las matanzas en el Congo… Igual no más seguirán…

El tráfico de marfil y cuernos de rinoceronte en Uganda, igual seguirá…

La prostitución infantil en Cuba… Igual seguirá...

Pero eso no impedirá que el fin de semana tome el sol (si es que sale), me tomes unas cervezas, me vaya de bailongo y haga el amor con mi novio…

En esa hecatombe vivo, y vivo bien, y vivo con la conciencia tranquila porque: yo no mato a los perritos, ni trato mal a los enfermitos, ni trafico el marfil, ni mato congoleses, ni manejo prostitutas infantiles ¡no! Yo solamente convivo feliz con el hecho de que todo eso y peores cosas existan...

No más filosofeo profundo sobre mi incompatibilidad con el mundo señores, porque vamos, si sigo viva, es porque quiero. Y como quiero, escribo, y porque escribo, publico y así sucesivamente.

Me retiro, tengan buen día...


10 may. 2012

Mujer Langosta



¿Y si te digo que si pero no estoy seguro?
Si te beso la nariz -suavito-, y lo tomas como un sí, y si la frunzo y te miro fijo y lo decodificas como un no, en realidad, ¿qué te quiero decir?

No sé si tú estás más confundida que yo, o es que yo sobrestimé tu jugada magistral.
Entraste en mi vida con patada voladora, repitiendo frases de borracha que ahuyentaran cualquier mal presagio y mala conciencia para con tus ventosas pegarte en mis huesos desgeracionales... Me dijiste que si, nunca que no.
Me tomaste de la mano en la lluvia de Abril, en el botesito de Abril, bajo el paraguas de Abril, ¿para que en Mayo me des las negativas del mes?
Estás loca. ¡Loca como solo vos sabes que estás!
Loca como te lo recuerda la mañana cuando te levantas y cuando, -con la misma indiferencia- te acuestas.
Si te beso esta bien, si no te beso no te quiero, -desde tu lógica kafkiana-, el cambiante soy yo. Pero no te miras, ninfa mujer, mujer ninfa, que con cada estallido de humor ¿me y te confundes más? Si recorro tu columna con mis dedos de arriba para abajo, es que te quiero pero si lo hago de abajo para arriba ¡soy un monstruo insensible!

¡¿Mujer, mujer, quién te habrá subestimado?!

Si te beso el cuello y cubro tus heladas manos con las mías tibias, soy un santo, pero si olvido darte el abrazo de ley (de cada cinco minutos), mutas -magníficamente- en ese animalote que adoro, pero que adoro no sé si por miedo ¡o por pura vocación zoológica! Y ya va, te vas a ofender de nuevo. No, no eres un animal mujer, eres un animalote que muta entre divinas alas de cristal hacia cuernos de Fauno salvaje, pasando por pieles tétricas de reptiles pesados, encorvándose a la figura magnífica de una Sirena que -de pronto- se convierte en una feroz langosta.

Mujer, mujer, dame tiempo, dame chance, que si digo que quiero estar contigo, es porque quiero estar contigo. Que si te acaricio la columna al revés es porque me gusta sentirla en ambas direcciones, y si te digo que eres bella es porque lo eres, y si te digo que todo va a estar bien, es porque estás conmigo, y conmigo estás bien.



30 mar. 2012

La balanza de la vida



Después de la tragedia humana de la que se ha nutrido estos últimos días, se dispone a encabezar las estadísticas de gente buena que camina sobre la faz del planeta.

No roba, no miente, no bebe, no insulta, no le desea el mal a nadie y de pronto se siente menos viva.

Los acontecimientos absorbidos por su mente en las últimas semanas, han logrado convertirla en la persona que es hoy, pero quizás no en la que será manana, (por cuestiones de ética mental) y, mientras mira desde su escritorio las calles regadas por esa lluvia helada de marzo y piensa en mejorar el currículum de la Tierra, simula que no existe y que la sierra eléctrica cortando esa cabeza es solo una invención de su magnífica pero traicionera mente.

Le pagan para enaltecer las noticias, para pintarlas más macabras de lo que son y -en el peor de los casos- para decorar las notas rojas con precisas despcripciones del cómo, cuándo, donde, porqué y con qué.

¿Cómo? Con saña, maldad y precisión de carnicero amateur.
¿Cuándo? Todos los días, sí.
¿Dónde? En México y el resto del mundo.
¿Porqué? Porque sí.
¿Con qué? Con una sierra eléctrica y el cuchillo del Diablo.

Toma un sorbo de su café un tanto frío y recuerda el desmadre que significó hacer una tesis digna de ovación de pie por todos. "Estudios culturales" que, en realidad la han desculturalizado. Ganas de aprender más con mentores superiores que puedan enseñarle cómo son las cosas en el mundo del periodismo, pero -luego de mucho tiempo haciendo lo mismo- descubre con horror que las cosas no son como las imaginaba y que cada día aprende menos que mas.

Asesinatos, homicidios, violaciones de todas las índoles, crimenes pasionales, raciales, sociales...

Una nota cuenta sobre el secuestro de una menor y la muerte de la misma bajo las manos de su captor con nada más que diecinueve puñaladas en el cuerpo. Ella entonces, coge la computadra y adorna la notica con un supuesto triangulo amoroso entre la madre de la criatura, el asesino de la misma y el padre de la finada, justifcando entonces la macabra acción del asesino que, -por voluntad propia- se ha internado en un psiquiátrico europeo. "No es lo mismo ser un asesino aquí que allá" se repite para calmarse.

Sin embargo, la noticia de los sicarios mexicanos decapitando a dos supuestos soplones la tiene intranquila. Le han dicho que desarrolle la noticia más sangrienta de lo que es. Le han pedido que analice el video e intente -en su nivel más morboso-, descifrar lo que los jadeos de la segunda víctima traducen. ¿Dolor?, ¿súplica? El hombre ha visto cómo decapitan a su compañero con una sierra eléctrica al mejor estilo de "Viernes 13" y ahora el turno le ha tocado a él. En el video el hombre pretende no ver a su compañero hasta que siente la sangre tibia sobre su pecho y estómago, y es entonces cuando se da la vuelta, observando por breves instantes lo que le depara el futuro por ser un soplón.
El sicario se acerca y comienza a decapitarlo con pasion, con ganas, como una graduación. Quien fuera más cobarde que aquel verdugo que filma lo que pasa, y hace a su vez de asesino con una capucha negra para no avergonzar a su madre porque él carece de miedo en su totalidad. Su tarea como periodista amarillista patito, se traduce en coronar al sicario como malvado asesino y a los decapitados como víctimas de la narcoguerra que hoy por hoy azota a tantos países latinoamercanos. Lo que la lleva atrás, cuando comenzó con su profesión, recordando la que fuera su primera nota célebre del brasilero que apareció con la cabeza destrozada cerca de un río en su natal Bolivia, ¿porqué? Por narcotráfico.

Toma un sorbo del café que ahora está helado. Mira por la ventana he inventa un motivo para sonreír, pero no puede.

El alarde de su profesión como periodista amarillista le ha dejado tan marcada la personalidad, que no puede sonreír y disfrutar de lo bueno que le da la vida, porque le espanta el horror de la muerte y el sonido de los jadeos de los agonizantes.

Y recuerda a los africanos de esas minas.
A las bebés chinas.
A los indios de tantos lugares.
A los terribles aborígenes australianos.
A la frágil balanza de la vida. De la decencia e indecencia, de lo bueno y lo malo. Entonces hoy de nuevo, decide ser del bando bueno de la gente que camina por la faz de la Tierra.





17 feb. 2012

Update febrero 2012 o Confesiones de la Camélida



No soy buena con las tecnologías, lo he dicho y lo repito, y esta nueva versión de Blogger -aunque exquisita-, se me hace difícil.

Tuve dos meses de vacaciones donde todo lo que hice es: hacer lo que me da la gana, y no me arrepiento... No soy de la filosofía de intoxicarme con alcohol o drogas, ni mucho menos de acostarme con cualquiera cuando estoy en mi etapa de: "no hacer nada", pero pues, estas vacaciones fueron terriblemente terribles en todo el sentido de la palabra; ahora toca desglosar y ver si lo "terrible" fue bueno o malo.

Ahora miro mi maleta en el piso, mis perras durmiendo en mi cama, plácidas, y reflexiono... Ay Camélida, tienes que crecer. Pero vamos, que no es el fin del mundo, sino más bien lo contrario; nuevo continente la próxima semana, nueva casa en el mediano plazo, nueva carrera, nuevo novio. Ja! Hay un chico por ahí que me encanta y pues si se dan las cosas, la Camélida estrena novio dentro de poco.

En qué ando?? Ando como siempre, -lento- y miro lo que pasa alrededor..., quisiera hacer una maestría en escritura creativa, pero pues no tengo la licenciatura y eso me molesta... Un año más... Por eso pues, digo, "nueva carrera", aja, comienzo de cero, lo mío es escribir y los animales, y todavía no me decido! Los años no pasan en vano, pero mientras pueda sola conmigo misma, todo bien, el mundo es mío, (y tuyo lector/a).

Me ha costado levantarme y desenpolvar la memoria para escribir, pero he estado posteando regularmente cosas -pienso- decentes y tengo algunas guardadas que pues no sé cuándo vaya a publicarlas; ya saben, falta pulir, deformar, formar y amasar las cositas.

Quiero ir a México, y si mis cuentas no me engañan, lograré mi cometido en enero de 2013! Muero por ese país, quiero conocerlo! Y si decido gastarme la plata en conocer países nuevos en vez de venirme a mis tierras cada vacación, lograré darle la vuelta al mundo en menos de dos décadas (no realmente). Sin embargo, lo que más me duele de irme, es dejar a mis cachorras Yotala y Úrsula, son mis hijas, en serio, son mis hijas, y ya estar sin ellas todo el año pasado fue una tortura, ahora pensar en no volver a Bolivia en al menos tres años, me mata! Yotala tendría siete años y Úrsula cinco... Hay derecho???!!!

Me estoy hueveando, no? Desperté pues inspirada, de hecho mi penúltimo post fue hace unas horas, pero no sé, pues ahora se me fueron las ganas y los dejo no más con un decente update (que creo no hacía desde hace dos años), así que ahí tienen mis mequetrefes y gallinas!, "no estaba muerta, andaba de parranda"... Les mando un beso a tod@s.

La Camélida


Hoy



Hoy nos hemos besado, y me has despeinado. Me has movido todos los pelos a un lado  y no me ha importado, porque eras tú, tu, -vos-. No me ha importado.

Me has besado; en el cuello, me has mordido como un vampiro, y me ha gustado, -no tienes idea cuanto-. Has querido llevarme a tu cueva y hacerme el amor, -al principio- no te he dejado, me has mordido, me has besado, luego -indefensa- me has lanzado a tu cama y me has besado, -como si fuera tuya- me has tomado. Me has tocado, me has hundido los dedos en lo más profundo y -sabes- que me ha fascinado...

Me has hecho el amor como nunca y de paso, me has preguntado! Si con el que hacía el amor antes era mejor que vos y te he dicho: "nadie me ha hecho el amor como vos" y un poco, te has avergonzado. Y luego, me has tocado, me has confesado, me has besado...

Tu pelo negro sobre mis pechos. Tus dedos largos, sobre mi sexo, tu lengua dulce... Me has confesado... Me amas, me amas a medias, me amas y poco, luego te has avergonzado... Te has ido, sumiso, a tu dueña, que te ama, que te espera, sabiendo que en el fondo perteneces a otra, a sus dedos, a sus deseos, a su continente... Entonces la has besado, y has pensado en mí, en mi carne, en mis pechos, en mis yemas, en mi conciencia... Y te has arrebatado...

Para vos, amigo mío, te digo, lo que te he y lo que me has confesado...

2 feb. 2012

Trastocada estoy, con los fantasmas, con las cartas que, luego de quemadas y enterradas, se regeneran y vuelven a mis manos cansadas.

La muerte no me quiere, me ha devuelto varias veces, entonces sólo me queda seguir y esperar (con pausas eternas) que tal y como apareciste en mi vida, desaparezcas.

En la nieve camino descalza, hace mucho frío pero la penitencia de sentir el hielo en mis pies hace que valga la pena... Que se congelen mis dedos, que luego caigan, para que así mis pies sean dos muñones que a nadie atraigan y comience mi muerte larga. Igual con mi cuerpo, con mis brazos y pestañas, con mis ojos arabescos y los dos millones de pecas, que se vayan. Los músculos que se tensionaban de ira cuando no llamabas, y que se relajaban cuando me mirabas y contemplabas, que se sequen, que se caigan. Mis pechos, mis costillas, mis caderotas y todas mis fallas.

Que se vaya, todo aquello, que se vaya.

27 ene. 2012

La Margarita



He sellado mi muñeca izquierda porque no soy zurda, soy derecha. La he sellado con tinta, hilos, juramentos, un par de lágrimas y risas. La he sellado para que mi mano derecha no se avispe y vuelva a descocerla! La he sellado, porque así, la izquierda se queda nula -casi manca- y no logrará desarmar a la derecha... La he sellado, tal y como si fuera un mecanismo de defensa.

Los hilos se confunden en colores; unos tonos apenas grises con fuertes verdes y azules, un cielo detrás de la que fuera la mano del anillo, del compromiso, del enamoramiento de retrasada mental al que era sometida...

La izquierda no opina, la derecha decide, la derecha manda y acaricia algunas noches a la izquierda dormida que -por estar sellada- tiene menos privilegios, casi como un pecesito dorado que, sin saber, bucea toda su miserable vida en una pecera.

Ahora, en la muñeca que he sellado con hilos, colores, lágrimas y risas, nace una margarita, se va para arriba buscando el calor del sol, el viento de la tardecita, la humedad de la madrugada y la música ya no tan vacía.

Ahora la izquierda cicatriza.