21 nov. 2011

Tres amantes y un venado



En su rincón intenta entrever lo que están haciendo. Por más que la música sea fuerte, las imágenes tienen sonido. Mira como levanta su gigante mano y cómo la golpea con firmeza sobre la mesa. Los vasos tiemblan, los platos vibran y los cubiertos resuenan. Ella se queda atónita, esperando -obediente- la envestida en su cara, en su cuerpo, o donde sea que hoy él desee golpearla. Son una, pero son dos. La que escucha música y oye las imágenes en una esquina, y la presente, la que recibe los golpes que ahora parecen ser indoloros.
Acaba la primera canción, y en los segundos donde comienza la otra, escucha el gruñido gutural del verdugo.


Piano.


Le cubre la boca con una mano y le golpea la cabeza con la otra, luego baja la mano que está en la boca hacia el cuello, lo presiona y la golpea bastante fuerte contra la pared. Eso, -seguro- le costará la vida que carga.

La del rincón sigue mirando y repara en ponerle el máximo de volumen al aparatejo reproductor de música, pero ahora las imágenes se oyen más fuertes.

Después de insultarla un rato, deja de presionar el frágil cuello de pájaro de la mujer y decide gritarle improperios en este mundo y en otros. Los insultos son pepitas de trigo que ella puede tragar sin darse cuenta, pero la del rincón resuelve hacer algo definitivo, no como antes, eso de golpearlo, correr e irse, sintiéndose luego -por breves instantes- la heroína de la otra y así resolviendo los verdaderos inconvenientes sólo un rato (como cuando escucha música, y todo es perfecto por breves minutos).


Pop.


Él decide parar con los insultos y continuar con la golpiza, y una vez que la mujer intenta defenderse, este la golpea con tal ímpetu que la mujer queda -por unos segundos- en un estado más bien cómodo.


Indie.


Se quita un audífono, luego el otro, mira a la mujer en el piso chorreando sangre, y decide salir del rincón, sin/con miedo y desafiar al bárbaro.

Él la mira, ella lo mira. Decide ponerse los audífonos de nuevo, con tal de evitar escuchar sus propios gritos y resuelve en sacar el cuchillito para carne de venado que tienen por ahí. El hombre la mira, expectante, moviendo el cuerpo de la otra de la futura escena del crimen y toma asiento en una silla de madera.

Con toda su fuerza corre hacia el hombre, y este se para y la golpea antes de que ella siquiera se dé cuenta. El cuchillo para carne de venado desaparece enterrado en la propia pierna de ella. Cae maltrecha, malherida, humillada y triste. El hombre la golpea brutalmente hasta que se cansa, dejándola entre el sublime cruce de inconciencia y la locura.

La mujer intenta levantarse, pero antes de poder hacerlo, el hombre la pega en el vientre, dejándola en el piso como un ovillo, protegiendo a su descendencia, que ya no está.

La otra proyecta ver el túnel con luz al final del que tanto le han hablado sus amigos sucumbidos y cree estar por llegar al final, pero la música, -esta vez piano con acordeón- la despiertan de  su casi muerte. Pretende no despertar. Siente un dolor agudo en el muslo derecho. “El cuchillo para carne de venado” -piensa-.

El hombre comienza a llorar sentado en su silla, toma agua de una jarra que se convierte sola en cómplice de la desgracia de los tres, manchándose de sangre de arriba abajo…

La otra remedia en levantarse, pero la sangre -que ya no sabe si es suya, del venado, de él o de la mujer- corre como nunca, entonces decide levantarse. Frágil, sin color, fría, propicio a la escena de fluidos sanguíneos saturados por ahí, resuelve mirar al hombre llorando en su silla, parece una escena casi tierna. El hombre sabe que la otra se ha levantado, pero no hace nada, puesto que prefiere ver a la mujer, quien lo mira desde adentro, asegurándole que -una vez más- que la vida que gestaba se ha ido para no volver más.

La otra busca. La otra procura. Se imagina el dolor que le ocasionaría sacar el cuchillo para carne de venado clavado en su pierna, y prefiere ni mirarlo, pero camina, lento.

Se seca el sudor inexistente y camina apenas en la habitación. El hombre la mira y no la mira, está cansado. La mujer sigue en el piso, abrazando su vientre, acariciando la sangre que sale de ella… Tibia, suave, espesa…

La otra decide coger otro cuchillo que está por ahí, el hombre la ve, se escucha una risita.

-¿Qué crees? -Pregunta-
-¿Me quieres matar? -Insiste-


Piano.


Ella camina hacia él, no tiene miedo, está tan cerca y tan lejos… Él se levanta, la mira, ella intenta lanzarse sobre él con el cuchillo y con un golpe de bestia la empuja sobre la mesa, el cuchillo desaparece entre toda la tragedia, el hombre la ataca, se abalanza, y con la música sonando dentro de ella, el hombre le quita el pantalón, le saca las bragas y antes de que pueda si quiera intentar evitarlo, el hombre la viola, la toma, la posee, la escupe, la acaricia, la besa, la empuja con fuerza y el cuchillo para carne de venado se entierra tan al fondo como él. Ambos, cuchillo y hombre, enterrados tan al fondo, que ya ni duele.

Todo termina, todo es un bosquejo de gente, de sangre, de lágrimas, de semen.
Si una no pare su descendencia, la otra lo hará, y así sucesivamente.
Ganas de muerte y ganas de vida. La mujer y la otra se ven juntas, como una, compartiendo sangre, compartiendo heridas, compartiendo vidas.




12 nov. 2011





Voy a amarte hasta el día en que deje de amarte...





3 nov. 2011

Querido Wolfango (siete)




Es un estúpido!!!!! Lo detesto!! He llegado al punto en que ya no puedo más y: -o voy a cometer un asesinato- o: voy a drogarme con pasto hasta que se me pase el odio visceral que siento por este individuo!!! Y vos qué me miras Wolfango! Según tu esquema de 2 pesos mis pensamientos deberían estar ligados a mi comportamiento junto con mi cuerpo y estos tres a su vez crean un sentimiento, no?? Me pregunto... De dónde sacaste esta mierda?? Me dijiste que era una corriente gringa recién nacida, no?? Boludeces Wolfango! Yo prefiero tus métodos de tortura tradicionales!!! Tú eres de la vieja escuela, y allí deberías quedarte... No vengas con tus cuentos de la "nueva era" que no te quedan viejo decrépito!!!!

Me cuesta respirar por el odio que siento... Quisiera clavarle dos tenedores -de plata- en sus dos horrorosos ojos cafés! Quisiera que sepa en vivo lo que pienso de su boludéz extrema y de su fracaso como ser humano viviente!!!!! Palabras me faltan, insultos me sobran!!! Es -fuera de dudas- uno de los seres más repugnantes que he conocido (creo que incluso más que los cuervos)... Pero ya, pasemos a los hechos...

Desagradables casi dos metros... Ese pelo grasiento que se lava qué se yo cuántas veces al mes! Esa enorme y descomunal barriga (llena de salamis y cognac), esa voz de buen tipo -que cree ser- esas manos gigantes que sólo tocan barbaridades, esos descomunales boxers y el (no quiero ni imaginarme) horrible miembro dormido que cuelga entre sus piernas y que seguramente funciona sólo frente al ordenador cuando se masturba mirando a mujeres desnudas que jamás se acostarían con él (probablemente ni por dinero)...
Esa soberbia, esa superioridad, si tan solo reventara su burbujita y se diera cuenta de cómo es el mundo real?! -Perdón- él lo sabe todo, pero claro, como es superior a los demás, no tiene porqué preocuparse... Será solo el día en que se vea completamente sólo, abandonado por todos, por sus contactos, intereses, amantes imaginarias, hijos que perdonan...

Wolfango, no sirves para nada, aunque hoy, sirves para algo.





1 nov. 2011

De los arrebatos de noviembre (una vez más)



Sí! Quizás con esta entrada declare -una vez más- la estupidez humana y firme en los puntos sellados mi renuncia al mundo como lo conozco y mi muerte rápida venga ya! Pero de la misma forma en que firmo el contrato de mi muerte, me gano el Cielo -una vez más-  porque gente como yo no compatibiliza con el mundo! Fuera de pretender sonar más emo que Kudai, acá les va mi relato.

Hace meses que intento encontrarme a mi misma, y a través de la gente encuentro pedacitos que me llevan a mí... La cuestión es que -siempre lo he sabido-, pero hay gente que no merece una sonrisa, no merece una caricia o una mirada de amor; hablemos pues de Andreas. Andreas es un tipo que se consolidó como jefe supremo de si mismo relativamente joven (como a los 40) y qué va, realmente joven! Tiene un imperio turístico bajo sus pies, gana mucho más de lo que cualquiera que lee este blog gane (o la misma que escribe) y tiene una vida fácil, (por no decir regalada). Andreas tiene tres hijos; dos niños y una niña, los tres son engendros del Demonio -pero los amo- Andreas seguro, que los ama "a su manera" en fin.
Hace ocho años, en el momento de la concepción del segundo niño, los cromosomas se jodieron, la pasión rebalsó, los cables se cruzaron y ahí, en ese instante la vida de R comenzó a gestarse. R es un niño de siente años y tiene una enfermedad congénita (además de muchos problemas aparte), pero a pesar de eso se las batió y nació vivo. R estuvo internado en el ala neonatológica/pediátrica de un hospital para ricos durante 11 meses! Vivió y vive... Uno que ve la historia de afuera piensa que quizás ese niño no debería haber nacido, pero al final, quiénes somos nosotros para decretar quien vive y quién no? La cuestión es que este pequeño de siete años es más dulce que cualquiera, y pese a toda su discapacidad es muy inteligente y tiene la sensibilidad a flor de piel, por eso es que nos parecemos, por eso es que él también es especial...

Andreas... Para Andreas ser padre es depositar unos cuantos miles de euros en la cuenta de sus hijos, comprar salamis de supermercados orgánicos, tomar cerveza checa y tener -todo el tiempo- los últimos avances tecnológicos que se puedan conocer... Eso es ser padre para Andreas. Lo que no sabe (o no se da cuenta), es que sus otros hijos lo idolatran, lloran y ríen por él, pelean por su afecto... Él está satisfecho, porque al ponerles un estúpido video en la mega televisión de 40 x 40 metros se cree el mejor padre del mundo! Y qué hace con R? Lo ignora, -incomoda- el niño tiene que rogar por verlo a él, por sonreír, por competir con los otros hermanos... Ese no es mi trabajo, -pienso-. Si no lo hago yo, entonces quién?

Por eso, por eso no creo en la compatibilidad... Por eso es que no existe la misma, por eso es que ya no doy más.



6 oct. 2011

Eso quiero


Quiero que me quieras por lo que soy.

No quiero que me quieras por mis labios suavitos.
Tampoco por la división perfecta que hay entre mis dos minúsculos pechos. Mucho menos por mi ombligo salvaje.

Quiero que me quieras por todo lo que fui, soy y seré.


No por las tardes que caminamos de la mano.
No por las noches interminables de deseo, susurros, palabras in-en-ten-di-bles...
No porque conozcas todos mis pecados, o todas mis virtudes... No.
No por las veces que llovió estando juntos.
Ni por las canciones y videos inventados... Canciones en francés, inglés o lo que fuera...
No por el opio. No por los ácidos. No por la verde.

Quiero que me quieras por todo lo que represento.

No por los tatuajes.
No por los lamentos y las risas.
Tampoco por los gatos o los perros.
Ni por los roedores.
Ni por la perfección de tu silueta sobre la mía.
Ni por tus gemidos, (o los míos).
Ni por las direcciones, ni por las tabletas. No.

Quiero que me quieras porque soy lo opuesto.

No quiero que me quieras por las canciones. Por las rimas. Por las emociones.
Tampoco por el miedo, por las hormigas o por supuestos.
No quiero que me quieras porque una vez quise que hubiera una razón más de peso... No.
Tampoco porque fuéramos como la perfecta ecuación.
Ni por mis piernas super largas...
O por mi clara obsesión con mi naríz (perfecta) o tu impuntualiad (perfecta).
Mucho menos por terceros o segundos, primeros o de los otros varios... No.

Quiero que me quieras por ser yo.







21 sep. 2011

Querido Wolfango (seis)


Hola. Según esta cuestión esta es la sexta carta Wolfango... Pero que yo recuerde son muchas más! Verdad que si?? Bueno, en todo caso, eso carece de importancia, pues he vuelto... "No estaba muerta, andaba de parranda" (como leí una vez), me pareció simpático. Ay Wolfango, no me hagas caras... La verdad es que he venido en son de paz, no quiero mandarte a la mierda o viceversa, es más, hace un rato, mientras tomaba una ducha antes de venir, tenía las palabras exactas para la carta, -que como ves- esta casi vacía... Acá en mis manos tengo las palabras y es mejor decírtelas pienso, no sé capaz y si. La sequía mental de la que te hablé... Quizás haya llegado a un límite, y ahora ha rebalsado, llenando mi mente de flujos interminables de sabiduría, palabras al revés, canciones en inglés y muchas ganas de sacar lo que tengo dentro, pero así, con esa cara Wolfango, no te quiero. Mira, te traje una foto de unos amigos míos.

 -apuren!, antes de que se de cuenta de adonde va-

Se llaman Jake & Dinos Chapman, son ingleses y hoy se han ganado mi respeto... Yo quiero ser como ellos. Yo quiero ser uno de ellos. Bueno Wolfango, comencemos entonces. Las cuestiones las tengo todavía debajo del colchón, porque uno nunca sabe cuándo vamos a necesitarlas! Al lado de la estaca y las pastillas guardo una cruz, me siento más protegida que nunca entonces. Y si, intento aprender un poco más cada día, pero es que es muy complejo! Igual Wolfango, vos sabes las que he tenido que pasar y no es por compadecerme a mí misma pero pues... Ya las heridas fueron llenadas con sal y miel, ese dolor exquisito al mismo tiempo... Te juro Wolfango, que hace un rato tenía las palabras adecuadas, el volumen exacto de la voz con la que queria decirte tantas cosas, pero ahora como que se han estancado... Aunque no, o quizas si. Todo va bien, todo va mejor, me pateo con casi todos y todos los días, pero he logrado eliminar algunos de los demonios más terribles de mi vida (no el de la gula), pero ahí vamos... El cuervo, al final resultó ser bueno, (y eso es lo que solía pensar de él), solamente que, como buen cuervo, sumergió mucho el pico en la carroña del Otro y quedó apestoso y con una mala presentación para los demás animalitos, pero pues ya, ya tiene -casi- mi absolución, es más lo compadezco... El Otro es el peor... Pero bueno, ya sabes que yo soy de la filosofía de amar y no odiar y la pongo en práctica, entonces ahora muy pocas cosas me afectan... La coraza no la uso, porque ya no la necesito, aquí ando, pensando y siendo feliz (unos días más que otros), pero siendo útil, y eso me llena... Todo es pues, un proceso Wolfango, como cuando nos enamoramos y quedamos medio imbéciles la mayoría del tiempo? Ja! Pero qué sensación, no? Incomparable! Ahora pues, no solamente el enamorarnos crea esa histeria nerviosa de estar feliz y ansioso todo el tiempo, hay muchas cosas a las que podemos apelar..., música, baile sincrónico único e inigualable (ya sabes de qué te hablo), amor, amor y más amor para entregar desinteresadamente... He vuelto a ser la de antes, y eso me alegra... Claro, no es que antes no fuera la de antes, pero bueh, cachas, para eso te pago, no? Ahora, tocando el tema álgido de cómo fue... Bueno Wolfango, es algo incómodo, corto partes, edito situaciones, pero espero que lo entiendas... Fue de noche. Humedad en el ambiente, hedor, dolor, sangre. Mucha, mucha sangre, como nunca vi! Salía de mí como una vez entró, pero eran coágulos Wolfango, pesados, como de medio kilo! Eran coágulos y tejido enorme de sangre y plaquetas y glóbulos... Sabían a hierro, los mordía y explotaban en mi boca, reventaban y tenían dentro más sangre, quizás algunas venas, no sé... El escenario era lúgubre, rojo, casi negro, olor penetratnte, desangramiento total, debilidad al hablar, al pensar, mis lágrimas se confundían con el color de la sangre que salía de mi... Me costó mucho, pero en el fondo, sabía que podía con eso, y eso Wolfango, es como la luz al final del túnel.


Permiso Wolfango.



11 jul. 2011

¿Barcelona o París?

¿Porqué te sigues dando de latigazos frente al que no importa?

Como un reloj cucú, esperando a que salga el maldito pájaro y ver su diminuta belleza que dura unos cuantos "cucús"

Y si de una vez entierras al muerto, este no viene por las noches a susurrarte por la oreja que -aunque muerto esté- ¿nunca va a dejarte?

O como cuando caminabas por las calles en Bruselas y todo te parecía tan francés o tan flamenco que en tu fuero intento, ¡pretendías ser de la realeza!

Si me ves, te he amado, si te veo; ya no sé

Si un par de ácidos te han dejado así, ¡imagínate lo que un par de antiácidos podrían hacer!

O quizás, si al despertar una cualquiera y común mañana te has dado cuenta de que el que duerme a tu lado no es más que un posero políglota, enfermo de ti y de mi... ¿Lo seguirías en su trajín?

O si camininando por las calles estrechas te topas con algún checo y decides formalizar -mentalmente- aquella ecuación de la que huyes?!

¡O mejor aún! Si decides defecar el ticket aéreo que por motivos ajenos a la importancia de estas palabras sigue en tus tripas, y bien lavado con limón sigue fiel a su camino?

¿O que las películas no se estrenen? ¿Se velen? ¿Se carcoman en sus lentes tridimensionales?

¡O hasta más dramático! ¡Que amanezca con las venas al ras del hueso por puta y escandalosa!

Barcelona o París... ¿Qué más da?

29 jun. 2011

Update 06.

Hace tiempo que vengo con ganas de escribir, pero no lo hago porque me viene la fiaca mental o porque sé que lo que escribiré no será muy bueno. Pasa pues,  que desde hace más de un año mis obras son impublicables (hasta en mi blog), supongo que fue el amor el que me volvió medio tonta y estuve como idiota por mucho, mucho tiempo Ahora, eso no quiere decir que ya no esté enamorada, pero pues como que toca priorizar las pasiones, no? Y si sigo así, no seré lo que quiero ser (cuando sea grande).

Haber, entonces, los pongo un poco al tanto de mis aventuras mundiales.
Ya no vivo donde vivía (en Bolivia), tiré todo por la borda -típico de mí- y me lancé a conquistar el mundo y a vivir de lo que se me presente! Si, tan romántico como suena!, pero más denso de lo que aparenta Vivo en un nuevo continente, en un país donde hablan un idioma muy extraño y donde mis intentos por encajar -hasta ahora- han fracasado. Lo bueno del chiste, es que desde hace un mes soy completamente independiente y me fascina! Había olvidado lo que es gastarse la plata en alguna estupidez y luego no saber con qué comprar el mercado de la semana, ja! Va de pelos, probablemente hasta adelgace, tanta falta que me hace! He subido como 12 kilos, todo me aprieta y me siento como miss Piggy, pero con el pelo castaño y los ojos bizcos. (Acabo de enterarme que se escribe aprieta y no apreta como lo he hecho durante los últimos 20 años) Frustraciones de los escritores -oder was-?

Luego, he pensado mucho en México desde la otra semana Estaba charlando con este tipo que toca en una banda que se llama Molotov (que nombrecito, no)? Anyway, hablábamos de cosas de la vida, e inesperadamente pensé en dos personajes mexicanos que me cautivaron cada cual por su lado! Primero; pensé en aquel muchacho que se enamoró de mí y yo de él, y que después desapareció de mi vida más o menos como apareció… Al final nunca supe razones, y tampoco supe quién le hizo más bien o más mal al otro. La cuestión es que el muchacho este, escribía poesía bizarra de la buena! Nos conocimos por los blogs, al final un par de fotos para sellar el pacto de amor en línea, y luego la utopía se desvaneció. Pensé en su vida y en lo mucho que ama los números, la física y la matemática, y en cuanto yo odio todo eso, aunque por un lado, la física puede llegar a ser interesante.

Pensé también en mi comadre DiabloCody a quien no leo hace mucho Pero siempre me encantó su sencillez y su complejidad, (sí), y hasta le regalé un vestido que no sé dónde está. Obviamente nuestra fructífera amistad fue por este medio también, y ahora no sé en qué anda, pero espero que ella, su mamá, hermana y papá estén bien y unidos -como siempre- (sin olvidar sus 42 perritos.

Cómo extraño a mis perras carajo!!! Yotala y Úrsula Son así como mis hijas, realmente las necesito acá, a mi lado Si algún día llego a ser rica y famosa en este país, las traeré para que me hagan compañía y pueda pagarles la escuela de obediencia y sus seguros médicos; sí, gente, los perros (en este país) deben tener un seguro médico, y además se paga un impuesto de mucho al año sólo por el hecho de tenerlos Disculpen mi ignorancia si es que ya sabían de eso, pues yo jamás lo supe; y en Bolivia, tenemos perros, burros, gatos y vacas para regalar!

Qué más? Se acuerdan de mi tesis? Pues se quedó en Bolivia junto con Yotala, Úrsula y todos los demás No soy nada, no tengo estatus de estudiante o desempleada, de rica o pobre (aunque ahora me inclino por lo segundo en ambas frases) y estoy mejor y más feliz que antes Necesitaba un cambio radical y alejarme de algunas personas y acercarme a otras
Extraño la simpleza de Bolivia, pero me fascina viajar en metro sin un ticket y sentir ese miedo de que me cachen!! Obviamente esta aventura no se repite todos los días, pues tengo -aunque no lo crean- algo de conciencia.
Ahora, -hoy, que tengo nueva casa- me topo con la sorpresa de que mi compañero de piso tiene cierta afinidad a la carne y a todo lo que se pudra, entonces, -deliberadamente- he botado varias cajas de vainas del refrigerador Aún no llega, aún no sé qué me depara el destino, quizás me mande al demonio, pero me vale cuatro arvejas, soy una camélida limpia y pulcra, odio la mugre.
Por ahora los dejo, tengo que arreglar cosas en la cocina y ordenar un poco todo lo de la mudanza.


22/06/11  6:50 de la tarde.


11 abr. 2011

Sórdida Camélida



Quiero cogerte nenita… Quiero sumergirme en tu piel y en tu pelo que huele a gloria cada vez que lo revuelves cerca de mi cara atónita de impulso… Quiero tomarte y quitarte la ropa; imaginarte y luego ver tu desnudez completa; esas pecas preciosas, esas caderas -que dices tú- son imperfectas, esos pies de colores, tu cintura infinita, tu sexo generoso y completamente obsceno… Pasar por tu cuerpo con mi lengua afilada, darte placer en todas tus guaridas y amarte como esa vez, ¿te acuerdas? Un Safari en África para no olvidar… Miradas de complicidad entre las pieles de animales inanimados, sesiones de amor en alfombras tupidas y orgasmos húmedos como tu boca y la mía… Besos de competencia…, lamer esos dientes es la perfección mi amor… Descubrir esas marcas que sólo yo y unos cuantos conocen, pero que ahora me pertenecen… Bajar por tu espina dorsal como si fuera el caminito al cielo… Marcar mis dedos en tu cintura, en tu espalda, lamerlos y acariciar tus pezones, mientras muerdo tu cuello y siento la humedad que se alborota entre tus piernas… Quiero cogerte nenita. Hoy y mañana, y ayer y antes y mucho antes y mucho después, cuando niegues lo que pasa y pasaba, cuando yo piense en otra persona y tu califiques los mejores orgasmos de tu vida. No importa, sé que tendré un excelente puesto mi vida… Amor, eres mi flor protegida, sexo puro que genera amor, por eso es que hacemos el amor…, día y noche, sin inhibición. Beso tus axilas y lamo tus brazos, mis gemidos se confunden con los tuyos, se unen en una sinfonía casi insoportable de placeres a veces impedidos… Pero al final ambas sabemos que yo soy tu éxtasis y tú eres mi protegida…

Nenita… Quiero hacerte el amor todos los días…


8 abr. 2011

Paralelo II



Al fin entendió que las cosas tenían que ser así y no como las esperaba desde que tenía uso de razón.

El pulso le temblaba, pensaba que era por la tremenda cantidad de hierba y ácidos que había combinado, o quizás por el  frío infame que ahora sentía, luego de haber sentido el calor en todos sus niveles, formas y colores.

Todo su cuerpo olía a ella; su pelo negro todavía acariciaba las terminaciones nerviosas de su organismo, sus ojos enormes, tan grandes que parecían animalescos, le recordaban a esos lemures que salen en documentales de televisión. Sus labios, el sabor de sus labios y de su lengua suave, la yema de sus dedos y de ese cuerpo pequeño y enorme al mismo tiempo, esa cintura, esas caderas, esas piernas casi perfectas y esos dos pequeños pechos, los más hermosos que había visto… El olor de su sexo y su ombligo coronando el estómago de la mujer que tanto deseaba… Se preguntaba una y otra vez si había traspasado el halo hacia el paraíso y si esta vez no estaba loca; sino que las cosas se habían tornado hacia su favor. El deseo que sentía por ella, cambió -súbitamente- hacia una ternura, amor y compresión impenetrables: estaba enamorada. En su mente combinaba las posiciones eternas que habían compartido horas antes; contorsiones de amor extravagante y lenguas de fuego cruzadas por arriba y por abajo, dentro y afuera, puro sexo, traspirado por ambas en el orgasmo más sublime que podían crear.

Todavía camina nerviosa, piensa en cómo decirle que para ella no fue una travesura, que para ella, hacerle el amor a su amiga significó la gloria, y que la ama más que a su vida, que la desea desde hace mucho y que jamás pensó en que traspasaría la veta que su morbo separaba de su imaginación… Se besa las manos, evocando su olor… Se toca el pelo y cierra los ojos, gime, jadea, intenta revivir con sonidos toda la pasión…
 
Y espera…, mientras la figura sublime de su amor yace acostada,  ansiosa, espera…


5 mar. 2011

El sonido Bélico de la lluvia...


El sonido de la lluvia la hunde un poco más en toda la simpleza que su psiquis lo permite.
Ha anhelado la inyección de adrenalina que tanto espera desde hace años, pero no la ve venir, no la ve llegar ni instalarse por debajo de sus pómulos ya viejos -ya lo han visto todo-. Se pregunta si sobrevivirá sin ella, si podrá continuar con su vida en el Caribe o donde sea… Piensa en que muchos años llego a ser la prolongación de colgajos que no quería tener ni ella ser… Que el espacio fecundo entre ella, él y la otra; era de vital importancia en una primera instancia, pero ahora se torna como una separación de ventosas en la pared interna de alguna bolsa donde alguna vez hubo algo vivo.

No es que no la quieran, es que no la merecen -diría el buen Señor-, pero resulta increíble para propios y extraños que luego de toda la coyuntura de sus veintitantos años, aún siga con vida y erguida, incluso elegante, con ganas de “comerse al mundo”, y ser -de paso- la protegida del Rey mayor y del menor también.

Mientras todavía se mueve en forma de pez buscando una salida; la mitad de la parcela se ha desarmado y abajo yacen animalitos de yeso y gente de mentiras pidiendo ser llevadas por allú. “Es que allú no es allá, es más acá” -dicen-. No hay forma de entender ni de que la entiendan, toda esta cuestión cerebral  tiene agotados a todos; la Negra, la Rubia, el del Calicivirus tampoco la apoya. Y ahora está cansada, no está segura de qué, pero deja de escribir porque los tendones ya no hablan.

Buenas noches. 05/03/11 00:30